Amor de Mamá -Preguntas frecuentes y requistos

¿Sabías que cada joya de leche es irrepetible?

La lactancia materna es asombrosa en muchos sentidos. Desde el vínculo intenso que crea entre mamá y bebé desde las primeras horas después del nacimiento, hasta los beneficios que tiene para la salud de su bebé incluso en la edad adulta, hay una razón por la que la leche materna se llama "oro líquido".

 

La leche materna cambia constantemente para satisfacer las necesidades de su bebé en crecimiento. De mes a mes, durante toda la semana, día a día e incluso durante una sola alimentación. La leche se compone de una mezcla de agua, carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales, enzimas y anticuerpos y ¡en cada toma el cuerpo de la mamá produce la mezcla perfecta de estos para su pequeño en ese momento!

 

Otro dato curioso... La leche materna no siempre es blanca. Puede ser blanca, amarillo, crema, o incluso en algunas ocasiones puede tener tonos azules, verdes, rosas o anaranjados, dependiendo de lo que la mamá come o bebe.

 

Esta versatilidad tan maravillosa de la leche hace que cada pieza sea única ya que cada muestra preservada tiene una composición única y esto se mostrará en la pieza final. En la gran mayoría de los casos las piezas van a tener un rango de color de blanco azulado a crema o amarillo claro con texturas que van de color uniforme hasta un aspecto de pequeñas hojuelas dispersas a través de la pieza.